AYER PERDÍ UN AMIGO.

Son días de conflicto estos en los que vivimos, la gente se malgasta y en consecuencia la mente se quiebra en mil pedazos, a cada cual mas pequeño y vulnerable.

Mi historia de hoy no es historia, aunque a pesar de no tener principio ni final, tiene sonrisas , muchas sonrisas, y una lagrima invisible de despedida.

Todo empezó por casualidad,aunque un servidor no crea en ella, hace muchos años, en una soleada mañana del mes de Mayo; conocer a alguien aunque aun no sabes que esa persona va a tener una cierta continuidad en el transcurso de tu vida, es algo que no tiene precio. Creo que lo mas increíble de las relaciones entre personas, es el hecho de como los recuerdos comunes atan el espíritu de estas, y por mucho que lo digas, lo recuerdes en reuniones o vuelvas a mirar las fotos, todavía hay algo que no llegas a comprender; y que es precisamente la chispa de magia que algunos llaman vida. Una sensación de amor y perdón que te lleva a aceptar a esa persona tal y como es, porque es tu “amigo” y ese simple termino es razón y argumento suficiente ante todo mal.

Problemas tenemos todos, pero opiniónes también…y he aquí el dilema!!, dado que hay ocasiones en las que el callar resulta mas contraproducente que el pronunciarse, y que perdonar atrae mas infortunios que cortar de raíz una conducta inapropiada, se entra sin querer en un debate a contraconciencia de si la situación que nos ocupa debe resultar en un extremo o en el otro…debate que por supuesto no se resuelve hasta que no hay agravantes o entra el orgullo en juego, como es de costumbre.

Ganar, perder, reír o llorar, ya nada importa, todo se reduce a una tristeza que disfraza la certeza de que algo ha tocado a su fin, y por mas que uno quiera paz ,es inevitable la pelea y la ruptura cuando el otro ha espoleado su loco corcel de amargura y tira sin control de unas riendas bordadas con falso oro e hilo de apatía y rencor. Solo queda permanecer quieto, solo  en la vasta llanura de la coherencia, contemplando la silueta que recorta mi amigo contra el gran sol del atardecer, que ya ha tocado el horizonte, y al ver la brisa arrastrar la maleza y desaparecer por completo el sol, junto con la figura de mi buen amigo y su montura, doy por concluida la locura y también la felicidad que compartimos. Ya en mi mismo y sin debates, me dirijo al futuro con cierto dolor, pero sabiendo que nadie borrara nunca lo vivido, a pesar de que mañana al despertar, lo primero en lo que piense sea : ” ayer perdí un buen amigo”.

atardecer con jinete

Biwareman 2013

Anuncios

Autor: biwareman

Abro los ojos, veo a la gente.

Dime lo que se te pasa por la cabeza....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s